Por prescripción médica.

21/08

Desde ningún lugar/

Hay días que duelen. No son los huesos, no. No son estos órganos oscuros y gastados de tanto andar durando, tampoco. No son estos ojos miopes, pero que aún ven mas de lo que miran, ni estas muelas compradas de rebajas para morder tanta rabia, doctor.
No, lo que me duele es el día.
Me desperté con un dolor agudo clavado en el alba, que me atenaza feroz en este cielo sin paladar, que me palpita en estas nubes hinchadas en la sien.
Y para colmo, esta temperatura que no remite.
Es el día doctor. Que yo lo se.
Es la indolencia de estas horas sin rumbo, es este miércoles sin cenizas ni carnaval que enterrar, enquistado en medio de esta semana amarga que tragamos sin masticar. Estos minutos corruptos que no pasan, ni responden a los antibióticos del alma.
Este día es un virus doctor. No es una cuestión de temperaturas, que eso ayuda, pero no, no es este calor irracional, ni esta sequía de lluvias y alegrías, ni este cielo sin rastros de oasis. Eso se aguanta doctor, no, lo que me supera es este sopor de horas vacías, estas cáscaras de minutos perdidos, este mar de los sargazos que nos aprisiona en medio de la nada, o peor, en medio de la ausencia, que es la nada mas nociva.
Déme un jueves pleno doctor y verá como se me pasa.
Que yo lo se.
Buenas recetas y salud pública universal y gratuita, para todas y todos!

6 pensamientos en “Por prescripción médica.

  1. Gabriel Alejo dice:

    Qué bien pintada esa incierta sensación! La postal me hizo acordar a una anécdota de mi vieja. Durante la guerra de las Malvinas, mamá se había peleado con amigos a los que les había brotado el patrioterismo. Un día se encontró mal y fue a su médico con el que tenía mucha confianza. Al final de la consulta el médico le dijo: “Mirian, lo que usted tiene es malvinitis”.

  2. Lectora dice:

    Que dolor te dilacera el alma? Qué herida tan onda barrió tu alegría? Qué cielo tan nublado escondió el sol ? Dónde me perdí, si hasta ayer te deslizabas por la vida con el sol a cuestas.

  3. Aunque hable de dolores, no es dolor. Es cabreo. Hastío del estío, era el título alternativo…
    AbraZo para vos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s