Días de cuarentena. XI

Días dieciocho y diecinueve.

De miércoles a jueves y tiro de nuevo porque me toca.
El invierno ha vuelto y muerde fiero por los costados. Frío, viento, lluvia, y caldo caliente que me ha subido mi vecina, para abrigarse por dentro me dice.

El aburrimiento, como las olas, va y viene, ni se queda ni acaba de irse, hay horas fáciles y otras que no, pero en todas está escrita la misma incerteza.
A falta de gato o perro, buena es la chimenea, ella me ocupa, acompaña, y escucha, y no me anda siguiendo las pisadas haciéndome trastabillar por los pasillos. Y me calienta cuando hace falta.

Miro el horizonte y no es tormenta lo que avanza, es presagio.

Varado enfrente del mar que tengo enfrente ni navego ni bajo a puerto, ni evoco a los marinos encerrados en las paredes altas de la tormenta, al sentir de Homero Manzi, yo solo me quedo en casa otro día y este cuenta por dos que espejito vale doble.

Al llegar la noche el caldo abriga el alma más que al cuerpo y deja ese regusto conocido, regusto a todo lo que añoramos.

 Buenas noches y buenos días, a todos a todas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s