Transición.

09/06

Desde interiores, con las ventanas abiertas de par en par/

Se abre la mañana a un cielo confuso, cambiante, inquieto.
Quizás llueva o quizás no.

Despacio, suavemente, me deslizo a este lado del mundo, donde respirar duele pero calma. Cierro cuidadoso la puerta transitada desde la íntima oscuridad de los sueños, a la luz irreverente del mundo. Arrastro estos huesos acostumbrados, al rutinario laberinto de hábitos que me protegen. Pueblo la cocina, el lavabo, la habitación, el salón, de sonidos solitarios y cotidianos. Tuesto el pan que me corresponde, preparo el café que me he ganado un día mas. Abro las ventanas, sacudo las sábanas, remojo bajo el agua esta piel gastada e intensa, sopeso ante el espejo el deterioro saludable que deja el empecinamiento de seguir viviendo a pesar de todo.
Lentamente se activa el entramado de vasos vinculantes, se encienden las señas de identidad, de pertenencia. La memoria tiende los puentes que me permiten decir mi nombre y esas cinco letras contienen mi vida toda. El día será bueno, me dice mi sonrisa reflejada en el único espejo utilitario que habita mi casa.
Yo estoy y el mundo también está.
Cinco pisos abajo, la calle también ha despertado.
Buenos días mundo, con todos y todas los que te habitan!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s