Tormenta de verano.

08/06

Desde el salón, los cristales/

Del negro de la noche al blanco del alba, luego al gris, cada vez mas gris, mas gris el cielo, hinchándose, creciéndose, hasta reventar de tormenta. Entonces se nos llueve este mar que baja en picado inundando de verano el barrio.
Dentro, el aire mueve las cortinas y las cortinas mueven la luz.

Que vertiginosamente efímero es todo y que poco a poco pasa el tiempo!

Ahora el cielo se ha vuelto cielo azul, la lluvia pasó hace una eternidad, dos vidas y una carta, y sin embargo siendo siendo esta mañana.
Mañana de sábado entre el mercado y la cocina, con su vinito blanco de Sicilia para nombrarte y ponerte presente en la libreta, su queso de cabra para que pique el cocinero escribiente, y unas pocas letras para cocinar a fuego lento.
Tiene mi cocina el color de tus charlas, el olor de mi tabaco, el corazón caliente de sus hornallas. Tiene mi vaso el sabor de tu vino. Tiene el vino el cuerpo que hace falta.
Tiene esta mañana el nombre perfecto.
Buen sábado a todos y todas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s