Siempre en domingo.

26/05

Desde el salón/

Despertar en este mundo, en esta ciudad, en esta cama. Abrir los ojos al primer rayo de luz blanca y respirar de esta parte de los sueños, de esta orilla de uno mismo.

Salgo a la calle y está desierta, el cielo es gris y amenaza con lloverse, o como mínimo arrugarnos el domingo, con este sol de todo a cien. Sol travestido de luna. Cliente del sábado noche.
Transitan unos pocos coches alejándose y transitan algunos pocos pasos perdidos acercándose, de regreso a ninguna parte.

Domingo para cocer tristuras y recordar que ya hemos olvidado mas de lo que podemos recordar. Domingo para verlo pasar como un cortejo fúnebre el día del Mardi Gras con Just a closer walk whit thee, sonado por la Treme Brass Band.

El barrio bosteza en la calle y tu bostezas en la cama. Yo deambulo entre los dos bostezos. Y a mi me gusta deambular.

De pronto en contra de todos los silencios suena un petardo lejano. O alguien tiene aún algo que celebrar, o a alguien le han petardeado el sueño. Pero el silencio no se rompe, solo se interrumpe lo necesario, que casi nunca es todo lo justo.

Finalmente, la lluvia. Buenos días domingo, dice mi barrio lavándose la cara y las manchas de roces, encuentros y desencuentros.
Buen despertar a todos, a todas, y buena lluvia a las plantitas de los balcones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s