Volviendo que es gerundio.

04/02

La Antigua Viña/

Lunes usado, lunes gastado, lunes acabado. Es hora de volver a casa.
A esta hora, el barrio vuelve. Vuelve de la oficina, del taller, del andamio.
Vuelven las cajeras, envilecidas sus manos de tanto tocar dinero. Necesitarán mucha crema hidratante y mucha piel que tocar, antes de recuperar la sensibilidad.
Vuelven los jubilados que no fueron a ninguna parte, pero igual vuelven, o están de vuelta, vaya usted a saber.
Vuelven los maridos, vuelven las esposas, los hijos vuelven menos. O salen mas. Vuelven a encenderse los televisores. La calle brilla con reflejos azulados y luces parpadeantes que iluminan las ventanas, que apagan las mentes, las miradas.
Por el ritmo de los destellos puedes adivinar quienes están viendo el mismo canal, eso sí, primero tienes que aburrirte, pero que mucho, antes de intentarlo.
Es la hora de la paradita en los bares, antes de subir a los hogares, la hora de ese quinto, ese vinito, ese cognaquito para tomar impulso. Es la hora de apoyarse en la barra, respirar hondo, y expulsar junto con el aire, las ganas de salir corriendo y no parar jamás.
Pero es la hora de apurar el trago y volver al hogar justo a tiempo para cenar, entre reflejos azulados y luz parpadeante, con la familia. Quizá esta noche echen Forrest Gamp en la tele.
Yo también vuelvo, sin lucecitas y sin cena, al timón de mi escritorio. En él navegaré hasta tu puerto, a buscarte. Que ríete del rapto de Elena.
Que tengáis ventanas sin lucecitas esta noche, todas y todos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s