Volver…

13/09

La Antigua Viña/

Aquí estamos otra vez, La Antigua Viña y yo.
Hoy han vuelto de Galicia, Tino, Marina y Cesar, y aquí estoy yo, en mi mesa, con mi café fumado, mi agua, mi teclado…
Este es el verdadero cambio de estación. La vuelta al hogar, no tanto la de ellos, como la mía.

Tiempo de encajes.
No me refiero a bellos y sutiles bordados, ni a vaporosas telas de gasa, sino al encaje de las piezas de un engranaje, de una gigante maquinaria: La rutina.
Hoy mas que nunca, con La Antigua Viña encendiendo motores, el barrio vuelve a sus rutinas. Ayer ha comenzado, además, el curso escolar. Los últimos rezagados del período vacacional, han vuelto a sus quehaceres, a sus hábitos, a sus recortes, a su aquí no hay quien viva, pero seguimos viviendo, trenzando sueños o acumulando derrotas, creciendo o decreciendo según cada quien o cada cual.

Temporadas.
En líneas generales, la vida real es de temporada otoño-invierno. La temporada primavera-verano es mas una película, es ficción-documental.
Así, vecinos y vecinas, volvemos a ser el público que sale del cine con la cara pintada y embobada, hemos visto por un rato la vida en colorines, y ahora se vuelve a lo que se vuelve.

Rentrée?  Volver, cantaba Gardel.
Los franceses, que cuando hilan fino, lo hacen muy fino, no vuelven, ellos re-entran.
O sea, que vuelven a entrar en algo que no necesariamente se había detenido. Como bajar y subir al tiovivo -a la calesita-, en movimiento.
Nosotros, por contra, volvemos, comenzamos, empezamos. Como si todo se hubiera parado con nosotros, y por tanto al volver, hubiese de recomenzar todo. Una tarea para titanes, o para Carlitos Gardel, recostado en la barandilla de la cubierta del barco, cantando Volver.
Personalmente, me gusta mas ese saltito francés, esa mínima carrera con su salto en frenada, que se da para incorporar el cambio de velocidad al subir al carrusel.
Y en una de esas, además agarramos la sortija, mirá lo que te digo.

Hermosa luz fresca se mueve por el barrio, entre tanto vecina o vecino, entre tanto perro desconcertado que se ha quedado sin el colega de juegos, ahora que los chavales fichan su horario de entrada y de salida en las escuelas.
Luz que te eriza los pelitos y te pone la piel de durazno, decía mi madre, a quien no le gustaba nada la de gallina.

Día para disfrutar, tan viernes y tan trece de septiembre…
Buen viernes y buen aire, a todos y todas.

3 pensamientos en “Volver…

  1. Lectora dice:

    Volver, con el alma alma aferrada a un dulce recuerdo… El otoño te retrae a las cosas conocidas, a los lugares y aromas que de alguna forma dicen: aquí es mi lugar. Este soy yo, el resto es ” perfumería”. Te entiendo, es con un cafecito caliente y un sweter abrigado que crecimos y nos hicimos gente. Fue con una bufanda envuelta en el cuello que conocimos nuestro primer amor. Somos atávicamente seres de frío, , de otoño . El frío nos enseño a leer, a tener largas charlas, a cultivar el arte o el vicio de la discusión . Deve ser por eso que seré una eterna extranjera aquí en esta tierra feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s